Dirk Jan Beuling Acerca de Dacom

Los sensores han demostrado ser una herramienta excelente para averiguar si el cultivo no tiene bastante agua.

LOS SENSORES FACILITAN LAS DECISIONES

El agricultor Dirk Jan Beuling descubrió el valor añadido de los sensores de humedad del suelo cuando participó en un proyecto de la Junta de Agua. Tenía muchas expectativas sobre las novedades y aplicaciones futuras de los sensores en su negocio.

“Creo que la acumulación de toda la información que recopilo de esta manera es importante para optimizar el resultado“.

— DIRK JAN BEULING

“Ahí está“, señala Dirk Jan Beuling. Estamos caminando por uno de los campos de patatas de su empresa, en Eerste Exloërmond. El pluviómetro amarillo y el panel solar destacan por encima de las hojas de las plantas de patata. Están conectados mediante un cable a los sensores de humedad del suelo, que alcanzan medio metro por debajo del nivel del suelo en un tubo. “Los sensores se encuentran a una profundidad de 20, 30, 40 y 50 centímetros“, explica Beuling. “La información del sensor llega a Internet automáticamente a través del proveedor de Dacom en Emmen, para que yo pueda ver la humedad del suelo“.

bodemvochtsensoren bodemvochtmeter akkerbouwer
Dirk Jan Beuling en el pluviómetro y los colectores solares conectados con el sensor de humedad del suelo.

Instrumento útil

Beuling cultiva patatas de fécula, cebollas de semilla, cebada, trigo de invierno y remolacha azucarera. En 1998, él y su esposa se hicieron cargo de la empresa de sus padres. Además de las 180 hectáreas de terreno propio, cada año alquila entre 20 y 40 hectáreas más. Este año tiene 220 hectáreas en total. Beuling descubrió la tecnología de sensores cuando participaba en el proyecto WaterSense de la autoridad regional del agua y la provincia de Drenthe. «En este proyecto, los sensores se utilizaban para estudiar la eficiencia de la distribución de agua. Los sensores resultaron ser una herramienta útil para saber cuándo los cultivos tenían escasez de agua, incluso antes de que se pudiera ver en la planta en el campo».

Mientras tanto, Beuling ha adquirido dos estaciones de humedad del suelo, la Dacom TerraSen station Pro. En su ordenador, Beuling muestra las mediciones que los sensores hacen en el campo. Un gráfico refleja el nivel de humedad en el suelo y las precipitaciones. «Se puede ver lo rápidamente que los cultivos absorben la humedad del suelo; es genial».

El gráfico indica claramente cómo la línea se hace más plana por la noche y cómo la humedad del suelo se complementa después de que llueva y, a veces, incluso se crea una situación con demasiada humedad».

«De esta manera puedo calcular el momento adecuado para irrigar. Obviamente, la previsión meteorológica, el cultivo y el momento de la temporada son importantes. Y la irrigación debe ajustarse a la planificación del trabajo».

— DIRK JAN BEULING

En primavera, Beuling coloca los sensores en el maíz y las patatas. «Estos cultivos necesitan mucha más agua en primavera que más adelante. En primavera, siempre digo que primero tenemos que construir una fábrica antes de que se pueda llenar con cereales o patatas. En agosto, los días se acortan y los cultivos dejan de crecer rápidamente. En el caso de las cebollas, por lo general desactivo la profundidad de 40 y 50 cm, porque las raíces no llegan a esa profundidad.

Música futura

Beuling observa con interés las novedades en la tecnología de sensores y la agricultura de precisión. Este año, ha dejado que Agrometius analizara el pH y la materia orgánica de un par de parcelas. “La evaluación muestra la variación en pH y materia orgánica de la parcela y, a partir de ahí, se añade calcio. En los lugares que tienen suficiente calcio, no se añade nada; en las partes con poco calcio, se utiliza una dosis alta. Uno pensaría que habría que usar menos calcio, pero no era así. En una parcela de 14 hectáreas, con un pH medio de 5,2, el contratista añadió 35 toneladas de calcio. Con una media de 5,2, normalmente no esparciríamos calcio.

akkerbouwer aardappel bodemvochtpaal bodemvochtsensoren
El sensor se introduce medio metro en el suelo y se alimenta con los colectores solares a través de un cable.

Ideal

Beuling está seguro de que utilizará más los sensores en el futuro. “Creo que la acumulación de toda la información que recogeré a lo largo de los años será una herramienta importante para optimizar el resultado. Todavía nos queda mucho por hacer, pero cuando comparo este tipo de análisis del pH y la materia orgánica, así como de la cosecha, espero descubrir patrones que me ayuden a mejorar. Obviamente, esto se tiene que hacer digitalmente, porque cuando coloco la información impresa lado a lado, los árboles no me dejan ver el bosque.

Agrifirm, probablemente, empezará un proyecto para hacerlo“. “Sería ideal que pudiera enviar al campo a mi empleado con una tarjeta de trabajo en la máquina, para que las variaciones del campo se tuvieran en cuenta automáticamente. Esto se podría utilizar al echar fertilizante, calcio, productos fitosanitarios o cualquier otra cosa. También se podría utilizar con el agua, ya que un nivel de materia orgánica más alto requiere menos agua. Y también en las variaciones de densidad de plantas: cuanto más arenoso sea el suelo, con más densidad se podrán plantar las plantas.

El sistema se amortiza

Volver a los sensores de humedad del suelo. “¿Supongo que quiere saber si el uso de los sensores aumenta mis ingresos?“, pregunta Beuling. “No tengo evidencias concretas, pero así es como lo veo yo: tengo dos sistemas de aspersión, un pivote y una bobina, impulsados por motores diésel, así que la irrigación genera muchos costes. Por lo tanto, quiero asegurarme de si tengo que utilizar los aspersores o no. Los sensores me ayudan a tomar la decisión correcta“. Sin embargo, Beuling se pregunta si podrá recuperar los costes de esa inversión en sensores y escáneres.

“El escáner de pH cuesta 350 euros por hectárea. Tengo que cosechar 10 toneladas de remolacha para amortizarlo. No necesito hacerlo en un año, pero esta es la pregunta: ¿amortizaré los costes de inversión? Eso es vital para responder a la pregunta de si los sensores serán o no un éxito. Todo lo que puedo decir en este momento es que creo que sí. Mi intención es escanear el pH y los niveles de materia orgánica de mis campos de remolacha durante los próximos años. Esos campos rotan cada año, una cuarta parte con remolacha azucarera, así que se tarda cuatro años en trabajar con todos. Será interesante ver si los escáneres, después de cuatro años, muestran los mismos déficits que los actuales. Pero, obviamente, si ando escaso de fondos, una innovación de este tipo generará presión“.

DESCARGAR CASO

Descargar el caso en formato PDF

PREGUNTAS?

Póngase en contacto con Richard si tiene preguntas sobre este producto. Richard estará encantado de hablar con usted.

RICHARD NIJENSTEIN

088-3226600 service@dacom.nl